Los gatos comunes de pelo largo y el Bosque de Noruega en España

 

Por Edith Uhía Castro, Junio 2014.

Es bastante habitual que los criadores seamos consultados acerca de si tal o cual gato o gatito de pelo largo encontrado en la calle será
un “Bosque de Noruega” o “un cruce”.
Es innato en el ser humano intentar clasificar y ordenar la información que nos llega. Lo hacemos inconscientemente con todo, y los gatos no son una excepción.
 Así, por ejemplo, en los años 80 y 90, de forma coloquial se les llamaba “gatos de Angora” a  cualquier gato de pelo largo. Luego empezó a llamárseles “Persas”,
 por la creciente popularidad de la raza. Ahora ocurre con el Bosque de Noruega. Si bien los Persas sufrieron un abuso y mal uso de su cría y se podían encontrar
camadas mestizas por doquier, no fue así el caso de los Angoras Turcos (raza con escasísimos ejemplares en nuestro país) o del Bosque de Noruega.
Afortunadamente la inmensa mayoría de los criadores de Bosque de Noruega crían de forma responsable y sus reproductores no tienen acceso libre al exterior.
 También por fortuna se escapan pocos ejemplares, y menos aún reproductores. Con lo cual es muy poco probable que haya ejemplares de Bosque de Noruega
 “callejeros” reproduciéndose de forma incontrolada.
Por otro lado, la mutación que confiere pelo largo al Bosque de Noruega es recesiva, con lo cual prácticamente todos los cachorros nacidos de un cruce fortuito
con un gato común serían de pelo corto.
Es importante recordar, o en algunos casos imagino que descubrir por vez primera, el origen del Bosque de Noruega. Esta raza antiquísima proviene de gatos
comunes que llegaron a Escandinavia junto con los asentamientos humanos. La selección natural hizo el resto. El frío y duro clima escandinavo seleccionó
a los gatos más resistentes, con manto largo mixto, con pelo de cubierta recio e impermeable y sub-pelo lanoso y cálido, de gran masa para minimizar la pérdida
de calor, y con un carácter amistoso y sociable que le permitió mantener una estrecha relación con los humanos.
La teoría de que los Bosques de Noruega provienen de gatos llegados con las legiones romanas es improbable, dado que el Imperio Romano prácticamente
no llegó a la península escandinava y su interés por ella era más bien nulo.
Otra teoría, que apunta que los vikingos en sus viajes, recogieron gatos de Angora y se los llevaron a casa, tampoco se sostiene, ya que en esa época el Bosque
de Noruega ya llevaba un tiempo en Escandinavia. Las sagas nórdicas y la mitología nos hablan de gatos de pelo largo embarcados en los drakares; de enormes
gatos peludos que ni el mismo Thor podía levantar en peso y del carro de Freya tirado por enormes gatos de pelo largo. La era vikinga comenzó alrededor del
año 700, y en ese momento la mitología ya estaba asentada y se venía transmitiendo de forma oral generación tras generación.
Esto nos lleva a la conclusión de que el Bosque de Noruega como tal, diferenciado morfológicamente de su predecesor común europeo principalmente por
el tamaño corporal y la textura y longitud del pelaje, ya existía en el siglo VIII, y probablemente se remonte unos cientos de años más. Este gato característico
de la península escandinava, especialmente de Noruega, siguió presente en este territorio durante cientos de años, proclamándose como gato nacional
de Noruega y asistiendo por primera vez a una exposición felina en los años 30 del siglo XX. En 1972 fue aprobada la raza en las exposiciones noruegas,
y en 1977 lo fue por FIFé, con el famoso NO*Pan’s Truls como estandarte y referencia para el estándar.

NO*Pan's Truls
El Bosque de Noruega, con su imagen imponente y extraordinario carácter fue conquistando territorios, pero no llegó a España hasta el año 1992,
cuando la primera Bosque de Noruega llegó a nuestro país: EC Yjskra Hoh Wulflinger, DM, importada por el criadero La Zarina*ES.
EC Yjskra Hoh Wulflinger, DM
A partir de ahí fue creciendo su popularidad en nuestro país, aunque es ahora cuando la raza tiene más adeptos y también más criadores registrados.
¿Y qué pasaba antes de 1992? ¿No había cachorros o gatos con aspecto de Bosque de Noruega por la calle? Por supuesto que sí. Pero ni entonces, ni ahora
eran Bosques de Noruega, si no la variante de pelo largo del gato común europeo, nuestro gato, el que evolucionó en nuestras tierras, así como el Bosque
lo hizo en Noruega. El gato común europeo puede tener una apariencia muy similar a un Bosque, no dejan de tener un antepasado común muy cercano,
quizás hace menos 2000 años, que evolutivamente hablando, es un suspiro.
El europeo de pelo largo puede ser un gato grande, puede tener un carácter excepcional, y desde luego tener el pelo largo. Pero no tendrá la exclusiva textura
del pelo de un Bosque, con dos capas bien diferenciadas, con pelo áspero y duro de cubierta y sub-pelo lanoso.
En 1980 mi padre trajo a casa un cachorrito peludo tabby negro, que había nacido en casa de una señora, en el campo. Tenía un carácter excepcional,
se dejaba bañar, secar con secador, atendía casi como un perro, era inteligente, confiado, cariñoso. Yo, una niña de 6 años, podía hacer de todo con él,
jamás arañó, jamás tuvo una mala reacción. Era un gato amoroso y noble. ¿A que el carácter nos recuerda al de un Bosque? Le llamamos Montés.
Creció y se convirtió en un gato grande, con patas fuertes, pelo largo, look salvaje ¿A que sigue recordándonos a un Bosque?
Montés, nuestro gato europeo de pelo largo, con apenas 1 año y pelo de verano.
Sin embargo era el año 1980, la raza apenas había salido de Noruega, y aún tardaría 12 años en llegar a nuestro país. No era un Bosque de Noruega,
era un maravilloso europeo de pelo largo con una personalidad maravillosa que sin duda me marcó y fue uno de los mayores responsables de que yo
haya acabado criando Bosques de Noruega.
Este es, en definitiva, un tributo a mi gato “Montés”, un artículo dedicado a los gatos comunes europeos, maravillosos, diversos, hermosos, adaptables,
confiados o reservados, cariñosos, inteligentes y por desgracia tantas veces menospreciados.

Gatos de los Bosques de Noruega Jakobusland*ES
En Gondomar (muy cerca de Vigo), Galicia, España